Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on telegram
Share on print

Las 4 dimensiones para ser mejor piloto

POWERING OFFROAD

POWERING OFFROAD

Empowering Riders Worldwide. Comunidad mundial de pilotos amateur unidos por la salud, el deporte & la pasión por el off-road.

Trabaja en tus 4 dimensiones para ser mejor piloto.

El entrenamiento de un deportista es un proceso muy más complejo. Porque tu rendimiento deportivo no solo depende del entrenamiento físico o de tu destreza sobre la moto, sino que existen más dimensiones.

Los músculos son la maquinaria del deportista, pero de nada sirve ser fuerte o rápido si a la hora de la verdad te pones como un “flan” y te tiemblan las piernas. Y es que, para mejorar tu rendimiento no puedes focalizar tu entrenamiento únicamente en la maquinaria. Debes atender también a lo que hay dentro, ya que los seres humanos somos mucho más complejos que las máquinas.

En este post voy a contarte cómo puedes llegar a ser un piloto más completo, aunque lo practiques a nivel aficionado. Porque de lo que se trata es de saber disfrutar más de lo que más te gusta.
 

Los deportistas pensamos y sentimos.

Cuando pensamos en nosotros como deportistas nos olvidamos de que nuestro pensamiento y nuestras emociones intervienen en la práctica del deporte. Queramos o no.

Por eso, para para mejorar tu rendimiento sobre la moto, debemos entrenar la totalidad de lo que somos, aquello que nos convierte en seres humanos.

Solo entrenando para mejorar como seres humanos podremos mejorar como deportistas.

 

Desarrolla conjuntamente las cuatro dimensiones del ser humano

  1. Física
  2. Emocional
  3. Mental
  4. Espiritual

 

La dimensión física

Esta dimensión de ti se compone de tu fuerza muscular, tu resistencia, tu flexibilidad y tu velocidad. Pero también tu coordinación, tu equilibrio, tu destreza técnica, tu facilidad o dificultad para mejorar tus capacidades físicas, el tiempo de descanso que necesitas para recuperarte de los esfuerzos… La lista es muy larga. Son las cualidades que afectan puramente al cuerpo, las que entrenamos conscientemente encima de la moto o en el gimnasio.

 

Las dimensiones emocional y mental

Engloba nuestros procesos internos,  la forma de afrontar nuestros sentimientos y de tomar nuestras decisiones. Son el corazón y la razón.

Ambas dimensiones están estrechamente ligadas y pueden ser complementarias si sabemos manejarlas bien. Porque hay situaciones que emocionalmente no podemos afrontar y utilizamos un enfoque racional para poder enfrentarlas. O también hay momentos de bloqueo intelectual en los que utilizamos la dimensión emocional para encontrar nuevas alternativas. Por eso están muy ligadas.

Sobre la moto, la dimensión emocional limita tu rendimiento a través del miedo, el nerviosismo o la ansiedad. Pero también puede potenciar tus cualidades físicas mediante la autoconfianza, la euforia o el placer.

La dimensión mental abarca la parte táctica y estratégica. Tendrás que decidir por dónde es mejor atravesar un obstáculo, la técnica en cada movimiento o si debes dar más o menos gas.

Estas dos dimensiones solemos trabajarlas de manera inconsciente. Pero cada vez que cogemos la moto y enfrentamos un obstáculo se produce un aprendizaje emocional y mental que nos servirá para adquirir más confianza o menos. Aunque también generamos nuevos aprendizajes en el gimnasio. Por ejemplo, cuando logramos terminar una secuencia de ejercicios especialmente intensos y somos conscientes de nuestra progresión física.

 

La dimensión espiritual

Nada tiene que ver con el ámbito religioso. La dimensión espiritual engloba nuestra identidad y nuestra misión en la vida.

Dicho de otra manera: quiénes somos y por qué hacemos lo que hacemos. Contiene nuestra búsqueda de conocimiento y de respuestas sobre quiénes somos y por qué hacemos lo que hacemos.

La dimensión espiritual es el origen de nuestra motivación.

Esta dimensión es la que determina tu fuerza de voluntad y tu determinación. Tener claro cuál es el fin último de tu vida te aporta una dirección y da sentido a tus acciones. Y obviamente, esto se aplica a la práctica de tu deporte.

Saber para qué entrenamos es nuestra mayor fuente de motivación. Tener claro para qué hacemos lo que hacemos, para qué nos subimos a la moto o nos curramos el físico, nos ayudará a continuar en los momentos difíciles. Nos ayudará a ir más allá y superarnos.

 

Eres el resultado del desarrollo de tus dimensiones

Cada cosa que hacemos, cada objetivo que nos proponemos y cada desafío al que nos enfrentamos tienen una dimensión física, emocional, mental y espiritual.

Estas dimensiones podemos trabajarlas por separado, pero a la hora de aplicarlas siempre van juntas. Porque cada uno de nosotros somos un todo indivisible.

Tu rendimiento va ligado al nivel de desarrollo que tengas en cada una de estas dimensiones.  Y esto implica que:

Tu rendimiento será igual al nivel de desarrollo de tu peor dimensión. Y tu potencial será igual al nivel de desarrollo de tu mejor área.

 

Te pongo un ejemplo:

Si soy muy bueno físicamente y tengo una técnica perfecta con la moto, pero me da miedo lanzar la moto ante un obstáculo, por muy preparado que este físicamente no podré superar el obstáculo. Eso es así porque no estoy emocionalmente preparado y el miedo me impedirá intentarlo.

En este ejemplo, la dimensión emocional es el área que tengo menos desarrollada y está determinando mi rendimiento final en la moto. Sin embargo, la dimensión física es el área más desarrollada que tengo y posibilitará que, cuando el resto de dimensiones estén preparadas, sea capaz de lanzar la moto y superar el obstáculo.

 

¿De qué te sirve saber todo esto?

Si tenemos en cuenta que cada cosa que hacemos supone un nuevo aprendizaje y por tanto una nueva posibilidad de desarrollarnos en cada dimensión del ser humano, será muy difícil definir cuál es nuestro límite.
Somos el resultado de pensamientos, palabras, acciones y rutinas. Así que en tu mano está aplicar esa lógica para cambiar las cosas que te hacen disfrutar menos cuando te subes a la moto.
Y no se a ti, pero a mí esta conclusión me crea la necesidad de salir ahora mismo, coger la moto y tratar de llegar un poco más allá, a “dar el extra”.
 

Si te ha parecido interesante este artículo mantente al tanto de nuestras publicaciones sobre coaching y psicología deportiva. Y si piensas que compartiendo este post en Facebook, Twitter o Instagram puedes ayudar a otros como tú no dudes en ayudarnos a difundirlo para que muchos otros se puedan beneficiar de este contenido 😉
 

 

Más de 16.000 riders como tu ya se preparan para montar mejor

Recibe en tu email nuestros tips y únete al equipo de los que no se conforman.

#entrenamiento #gasolinabuena #lifestyle #offroad